Cómo fijar objetivos

  • Categoría de la entrada:Marketing
  • Comentarios de la entrada:1 comentario

Establecer los Objetivos de la empresa o unidad de negocio es lo primero que debemos hacer, esto nos ayudará a orientar todos nuestros esfuerzos a un objetivo o meta en un determinado tiempo.

Existen 2 tipos de objetivos que debes establecer

Objetivos Generales

Tal como lo dice, son objetivos a nivel empresa, donde todas las unidades de negocio apoyan a lograr un objetivo en común

Ejemplo: Ganar la guerra

Es un ejemplo muy general, orientado a un objetivo concreto.

Objetivo específico

Corresponde a acciones específicas que realizarán cada departamento o unidad a fin de contribuir y alcanzar en conjunto el objetivo general.

Ejemplo: Ganar x batalla en un plazo de 3 meses

Al establecer objetivos específicos podremos detallar paso a paso qué hacer para llegar a la meta final.

Para determinar y planificar objetivos se sugiere cumplir con la metodología SMART, la que busca guiarnos en el planteamiento según los siguientes criterios detallados en su sigla:

Específico

Debemos fijar metas los más específicas posibles, que no dé espacio a interpretaciones, así luego orientar las acciones correctamente, independiente de otros beneficios que pudiese traer como agregado.

Por ejemplo: Aumentar seguidores en Instagram en un 20% (de 600 a 720).

Este objetivo es específico porque nos dice exactamente lo que esperamos lograr y así determinar las acciones requeridas para ello.

Mensurable o medible

Para confirmar el cumplimiento de los objetivos, debemos medirlos de alguna manera, de otra manera, no es posible interpretar si los resultados están dentro de lo esperado.

Ejemplo: Vender 10% que el mes anterior

Alcanzable

El objetivo tiene que ser alcanzable, quiere decir que la meta establecida no sea descabellada y se ajuste a nuestras posibilidades reales.

Ejemplo: Alcanzar 50% de la participación de mercado siendo que la empresa se creó o está funcionando hace 3 meses

 

Relevante

Una meta relevante es aquella que está alineada con los objetivos de negocio, sin desviarnos del objetivo general, si no estaríamos haciendo esfuerzos innecesarios y no contribuyen al plan.

Ejemplo: Colabora en el aumento de ventas de la empresa en general

 

Temporal

Los objetivos tienen que tienen un plazo determinado. Todas las características mencionadas -su especificidad y mensurabilidad, su alcance y relevancia- dependen del tiempo en que deben ser completados.

El tiempo que se asigna a un objetivo puede provocar que no sea realizable, o puede dificultar su mensurabilidad. Por eso, cuando planteamos una meta de este tipo siempre debemos tener en cuenta un lapso realista.

Ejemplo: El objetivo será aumentar las ventas del canal digital en un 20% (de 600 a 720) en un plazo de 2 meses.

Utiliza esta guía para definir tus objetivos de manera eficiente y poder dedicarle más tiempo a tu negocio.

Más ejemplos:

Ejemplo 1:

S: Bajar de peso en base a alimentación saludable

M: Bajar de peso

A: Bajar 3 kilos

R: Alimentación saludable mediante recetas fáciles

T: Primera medición en 1 mes

Ejemplo 2:

S: Aumentar las ventas en la línea zapatería

M: Vender 10% que el mes anterior

A: 10% es una meta alcanzable considerando las ventas del mismo mes el año anterior

R: Colabora en el aumento de ventas de la empresa en general

T: Diciembre

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta